Los 10 principios del Marketing Inclusivo.

1. Mejora el mundo, no sólo tu cuenta de resultados.
Hoy día las organizaciones líderes son las que dejan huella positiva en la sociedad, las que contribuyen a mejorar el mundo y la vida de millones de personas. Lejos quedan los tiempos en los que las empresas se preocupaban sólo de obtener resultados económicos olvidándose de las sociedades, del planeta, de los derechos, de la ética y de las vidas de millones de personas. Así que apuesta por la sostenibilidad económica, pero también por la medioambiental y por la social.

2. Usa el marketing para hacer más felices a las personas.
El enfoque de Marketing que te va a ayudar a alcanzar tus objetivos es pensar en resolver necesidades reales de las personas y no sólo pensar en despertar sus deseos. Si sabes detectar las verdaderas necesidades de los potenciales clientes y sus deseos, y sabes diseñar ofertas que los satisfagan, estarás mejorando sus vidas y ayudando a que sean más felices.

3. Asume como normal la diversidad de tus clientes.
Tus clientes no son un estándar homogéneo. Ni siquiera la mayoría de ellos se puede decir que sea representativa de la totalidad. Entre tus clientes hay mucha diversidad. Cada uno es un ser único e irrepetible, con necesidades y capacidades que has de tener en cuenta para satisfacerles a todos por igual. Piensa que lo normal es no ser normal.

4. Alíate con tus clientes y deja que diseñen contigo tu oferta.
Nadie mejor que tus clientes sabe cuál es el mejor modo de satisfacerles. Puede que no supieran que necesitaban eso que tú les propones, pero saben mejor que tú cómo ha de ser para que tu propuesta sea lo más satisfactoria posible. Toda tu innovación se multiplica en eficacia y eficiencia si cuentas con el cliente para darle forma a productos y servicios.

5. Busca satisfacer a todos, no es verdad que haciéndolo no contentes a nadie.
A la hora de diseñar un producto o servicio puede que tenga sentido segmentar el público al que se dirige por sexos, edad, gustos, estilos o prestaciones, pero dentro del segmento tienes que pensar en todos los que lo ocupan. Si los extremos más exigentes del segmento pueden usar el producto o servicio, el centro lo hará más confortablemente y la calidad de tu propuesta será mayor. Y además, obviamente aumentarás tu mercado potencial.

6. Mira tu producto sin ver, escucha a tu marca sin oír, ponte al alcance de quien se mueve con dificultad, habla para quien le cuesta entender.
Practica la empatía con la diversidad de tus potenciales clientes. Asume el reto de entenderlos y descubre unas necesidades cuya satisfacción está a tu alcance. Además de elevar la calidad de tu oferta, recibirás a cambio un potencial mercado de millones de personas en el que tal vez hasta ahora no habías reparado.

7. Genera experiencias de compra, consumo y uso atractivas, accesibles, asequibles y universales.
Si diseñas para todos, tendrás la recompensa de elevar la calidad de tu oferta, incrementar la satisfacción de todos tus clientes (los de siempre y los nuevos) y aumentar en consecuencia la fidelidad de ambos. La rentabilidad está asegurada.

8. Sé verdaderamente responsable, no te limites sólo a cumplir la ley en materia de inclusión.
Es la clave de la RSC (responsabilidad Social Corporativa): ir más allá de lo que te exige la legislación competente. Piensa que si vas más allá, la responsabilidad te ofrece la oportunidad de mejorar el mundo y de paso diferenciarte proponiendo algo único.

9. Tú puedes hacer que las personas con diversidad funcional sean personas capaces.
No se trata de abrumarte, pero piensa que la discapacidad se crea en la interacción entre una persona con alguna dificultad funcional y un entorno, producto o servicio mal diseñado y con barreras. En tu mano está diseñar espacios y ofertas sin barreras que tengan en cuenta esas dificultades para que millones de personas puedan ser capaces de consumir, comprar y usar entornos, productos y servicios de un modo autónomo, cómodo y seguro. En tus manos está ser accesible y universal.

10. Cuenta lo que haces y por qué, ayudarás a que la inclusión sea una exigencia para competir.
No tengas pudor de contar ni de explicar todo aquello que haces para ser inclusivo y accesible a todos. Si explicas lo que haces, no sólo estarás dando a conocer tu buen hacer, sino que estarás dando ejemplo a los demás, estarás educando al mercado, estarás contribuyendo a que la accesibilidad universal y la inclusión sean algún día cualidades indispensables para todos a la hora de elegir una marca, producto o servicio.

 

 Fuente: http://www.marketinginclusivo.com/blog/aprendiendo-a-incluir/16-los-10-principios-del-marketing-inclusivo

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas novedades y consejos sobre accesibilidad, diseño y adaptabilidad de espacios. Para estar a la última de nuestras noticias.

¡Has sido suscrito satisfactoriamente!