¿Cómo mejorar la accesibilidad de tu hogar?

 Las personas con discapacidades físicas, sensoriales y/o cognitivas tienen ciertas necesidades especiales y, por ello, su hogar debe adaptarse a dichas necesidades. En este sentido, que tengan la máxima autonomía posible, así como la máxima seguridad y confort para poder realizar desplazamientos por las distintas dependencias o plantas de la vivienda es algo prioritario.

Las personas con discapacidad tienen ciertas ayudas estatales para el hogar como los bonos sociales o bien la teleasistencia, pero muchas de las adaptaciones a realizar son estructurales. Veamos las mejores recomendaciones para mejorar la accesibilidad de tu hogar

Entrada a la vivienda

Está claro que, para adaptar una vivienda, hay que empezar por el principio, es decir, por la puerta de entrada.

Para usuarios de sillas de ruedas, debe existir, en la entrada, un espacio a ambos lados de la puerta que permita maniobrar la silla, por eso es necesario poder inscribir un círculo con diámetro mínimo de 1,5 metros, teniendo en cuenta el espacio ocupado por la puerta al abrirse.

Escaleras y rampas

Las escaleras son uno de los mayores obstáculos para personas mayores y una barrera insalvable para personas usuarias de sillas de ruedas.

Para mejorar este aspecto debemos tener en cuenta el tipo de ayuda que se necesita, puesto que existen diferentes posibilidades, como instalar un pasamanos para proporcionar una mayor seguridad, construir una rampa o instalar un salvaescaleras o elevador. 

  • Pasamanos: Es bueno que sean ergonómicos de entre 4 ó 5 cm de diámetro, y que se sitúen a una altura de entre 95 y 105 cm. También deben estar separados de la pared, para que podamos agarrarnos de manera adecuada, entre 4,5 y 5,5 cm.
  • Rampas: Las rampas son una solución de utilidad siempre que se diseñen y construyan de forma adecuada. La pendiente máxima para rampas de menos de 3 metros debe ser del 10 % y para rampas de entre 3 y 6 metros de longitud, no debería superar el 8 %. Si la rampa va a terminar en una puerta, tenemos que tener en cuenta una zona a nivel de 1,2 m. más el barrido de la puerta.
  • Salvaescaleras: Para personas con movilidad reducida, con dificultades para caminar, las sillas salvaescaleras son la mejor solución para poder salvar desde dos o tres peldaños hasta varias plantas de altura. Si es necesaria una silla de ruedas, la instalación de una plataforma salvaescaleras es lo más recomendable, con unas medidas de 70 cm. x 1,1 metros.
  • Elevadores: Tanto los elevadores unifamiliares como los elevadores verticales de corto recorrido son de gran ayuda para las viviendas en las viviendas de varias plantas. Hay que tener en cuenta que para que se consideren adaptados a personas usuarias de sillas de ruedas deben tener una cabina mínima de 1 m de ancho x 1,2 m de fondo o de 1,4 x 1,4 m, en caso de entrada y salida en ángulo en alguna de las plantas, para que la silla se pueda mover en el interior de la cabina.

Mobiliario e instalaciones

En la adaptabilidad de un hogar hay que tener en cuenta los muebles y las instalaciones como los enchufes, la electricidad…

Es importante que éstos sean cómodos, seguros, funcionales y sobretodo con un manejo sencillo.

Una altura no adecuada de los muebles dejará fuera del alcance del usuario ese elemento, por lo que no servirá para nada.

Si el usuario se mueve con silla de ruedas, el diseño de los muebles debe permitir el acceso frontal para una plena funcionalidad, dejando una altura libre inferior de cómo mínimo 70 cm., para permitir dicho acceso.

Adaptación de las dependencias

Para usuarios en silla de ruedas es imprescindible garantizar el acceso y el espacio suficiente para que la silla pueda moverse en todas las dependencias.

Otra cuestión importante y que puede suponer un gran problema es la bañera. Si se puede, lo mejor es sustituir la bañera por un plato de ducha de asiento abatible y un pasamanos para mayor comodidad y seguridad.

En el baño también es de gran ayuda la instalación de barras de apoyo, sobre todo a la hora de la transferencia.

En el dormitorio es recomendable instalar elementos de ayuda para entrar o salir de la cama. Si el usuario va en silla de ruedas o con movilidad reducida, puede ser de ayuda instalar  una grúa de transferencia.

Por último, en la medida de los posible, es bueno que el suelo sea antideslizante en toda la vivienda, siendo muy recomendable la instalación de pavimento no deslizante tanto en seco como en mojado en el baño.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Suscríbete a nuestra Newsletter

Suscríbete a nuestra Newsletter

Recibe las últimas novedades y consejos sobre accesibilidad, diseño y adaptabilidad de espacios. Para estar a la última de nuestras noticias.

¡Has sido suscrito satisfactoriamente!